O’zapft is (Ya está abierto)

El día 22 de Septiembre de 2012 dio comienzo el Oktoberfest, el festival cervecero más importante del mundo,  que se celebra anualmente en la ciudad de Munich desde 1810.

Se esperan unos 6 millones de visitantes totales para este Oktoberfest, en el que los precios de las jarras rondarán los 9,50 euros. Es sin duda el sitio al que todos los aficionados a la birra querríamos ir. Antes o después lo conseguiré, y os lo contaré.

Inauguración Oktoberfest 2012

Anuncios

Cervezas Sin Alcohol: probando la nueva Mahou Sin

Últimamente estoy bastante sano. Primero fue el debate sobre si la cerveza engordaDespués os enseñé un vídeo interesante que había visto, en el que se hablaba de las bondades de la cerveza como reconstituyenteY hoy, para redondear el tema y aplanar la barriga, además de ahorrarte unos euros en multas de tráfico, presento una alternativa a la cerveza real, que no sólo engorda menos, sino que tampoco emborracha. La Mahou Sin.

Aunque parecía simplemente un lavado de cara (bastante acertado  en mi opinión) la Mahou Sin se ha transformado, al menos para mí, en una alternativa muy convincente a la cerveza tradicional, cuando las circunstancias no te permitan disfrutar de una. Tristes, tristes circunstancias.

Por supuesto, era algo reticente a comprar cerveza sin alcohol, porque normalmente no hay nada que me impida tomar una cerveza normal. Pero soy miembro de trnd así que me la enviaron a casa gratis. Y a mi novia también. En total, 12 packs de 6 Mahou Sin. Así que me armé de valor y gaseosa, por si acaso nos salía Buckler la pobre, y me puse manos a la obra. Mirad:

Mahou Sin

 

Mahou Sin etiqueta

Mahou Sin trasera

Perfecto. Botella bonita. Lo siguiente que llama la atención es que tiene abrefácil. Aunque después de haber probado las cervezas que se abren a rosca, Mahou Sin no me va a ganar en ese aspecto, pero se agradece no tener que usar un abridor/llave/cuchillo/lo que tengas a mano:

Mahou Sin abrefácil

En cuanto a lo que de verdad importa: El sabor es reconfortantemente parecido al de una cerveza con alcohol. No tiene nada que ver con la anteriormente mencionada Buckler, o con los sacrílegos de San Miguel, que han incorporado frutas y tés a sus cervezas sin alcohol, sin darles ni siquiera un poco de vergüenza. En cuanto al aporte calórico, una cerveza con aporta alrededor de 53 kcal, como ya os comenté en mi post sobre si la cerveza engorda, y en comparación, Mahou Sin aporta 25, como podéis ver en el slideshow de arriba. Así que engorda la mitad que una cerveza CONvencional.

cerveza sin alcohol bucklercerveza sin alcohol San Miguel 0,0 manzana

A continuación, el momento que todos estabais esperando: el cromo de Mahou Sin, para añadir a la colección (de dos cromos) empezada el otro día con Heineken:

Mahou Sin características

Así que ya sabéis. Si por el motivo que sea, necesitáis beber una cerveza sin alcohol, tratad de elegir una que no os de ganas de llorar o depresión. Este es un buen ejemplo.

No hay mejor manera de acompañar la cerveza

Pues eso. Que es Oktoberfest, y la cerveza corre por mis venas como si estuviera en Munich. Además, a pesar de estar a miles de kilómetros de esos ríos dorados, al menos los bares de por aquí tratan de emular, con más o menos éxito, la festividad alemana. La cerveza que estoy tomando no es almena, lo sé, pero es que para mí la Guinness es sagrada, por muy especial que sea el día.

La cerveza acompañada de salchichas sabe mejor

¿Para qué sirve el doble de malta de la cerveza?

Pues pensad, hijos míos, que antes no había frigoríficos. Eso quiere decir que para fermentar el mosto de nuestra preciada birra, había que conservarla en lugares lo más frescos posible, y se daba el caso de que era imposible producir cerveza durante el verano, en muchos casos. Imaginaos qué meses tan angustiosos. Al parecer, los cerveceros, tan desesperados como lo estaríamos nosotros, descubrieron una solución, añadir el doble de malta:

malta de cebada

Esto ha dado lugar, en algunos casos, a una vuelta de tuerca al concepto, a un maravilloso resultado, un experimento de esos que hace que se te salten las lágrimas cuando te lo ponen en una copita decente. Estamos hablando de la estupenda, Voll-Damm, una cerveza nacional que, para mi gusto, es maravillosa.

botellín de cerveza Voll-Damm

Este es, sin duda, un caso en el que el experimento acaba bien. Muy bien. ¡Feliz cañeo!

¡La cerveza da superpoderes! Bueno, no, pero ayuda al sistema inmunológico

Sabía yo que desde que bebo cerveza diariamente me encontraba mucho más sano. A no ser que fuesen más de diez y en la misma noche. que entonces el día siguiente se hace bastante complicado. Pues resulta que cada vez hay más estudios con afortunados voluntarios que corroboran que la cerveza, con moderación, no sólo no es mala, sino que ayuda al sistema inmunológico. Y no lo digo yo, lo dicen estos.

cerveza Paulaner
Grupo de chicos cuidando su sistema inmunológico

Desde luego, si vas a casa de tu madre a comer, ya no tienes excusa, deja que ellos sigan bebiendo esa perniciosa agua mineral, embotellada en plástico, que cualquier día les va a entrar una infección, y dedícate a desinfectarte la barriga con unas buenas dosis de cerveza. Con moderación, eso sí, que no quieres que tus pobres padres te vean borracho tratando de mejorar tu salud.

niña bebiendo cerveza
Esta niña ha comenzado a curarse con cerveza demasiado pronto

Que la cerveceen ustedes bien.

Cerveza sonriente

Ayer comprobé que hasta la barra se pone contenta cuando te estás tomando una cerveza. Es normal. Yo también lo estaba.

cerveza sonrisa
La barra está contenta porque bebo cereveza

Los Beer Runners

Hace un tiempo, los americanos se inventaron el concepto de Beer Runners. Para este grupo, beber cerveza y hacer deporte no eran excluyentes, y se reunían para tomarse unas birras tras correr un rato. Vamos, lo que aquí ha sido el “tercer tiempo” de toda la vida, pero más cool porque está en inglés. El caso es que no deja de ser una idea saludable, y positiva para la reputación de la cerveza, bastante en alza últimamente gracias a los últimos estudios.

cerveza Erdingen deporte
Deportista que casi no puede con el vaso de cerveza

Así que como buenos “copiones” hemos adoptado la idea,y se están llevando a cabo una serie de carreras por la ciudad, uniendo deporte y cerveza. Puedes ver por cuáles serán sus próximos movimientos en su página oficial

Como buen aficionado al deporte, aunque sea de manera pasiva, y por supuesto a la cerveza, brindo por esta iniciativa, y pienso ir a echarme unas carreritas el día que vengan a mi ciudad. ¡Todo sea por el tercer tiempo!