Archive for the ‘ Londoners ’ Category

Emigrar a Londres, solución para todo. Capítulo 1: encontrar piso

Desde hace ya bastantes meses, y a causa de la crisis económica, y de ser de los más pobres de la vieja Europa, no dejo de oír que lo mejor para encontrar trabajo y ganarse la vida dignamente es emigrar a Londres y pegarse la buena vida allí. Se está conviertiendo en una conversación de lo más habitual, en un Trending Topic en metros, autobuses, y rellanos de la escalera por toda la geografía española. Que si mi hija se va a Londres porque aquí no encuentra ná, que si mi sobrino estuvo allí el otro fin de semana y eso está mucho mejor que aquí, que si me voy a aprender inglés mientras trabajo de lo que sea y luego ya me vuelvo. Da igual tu caso, Londres está ahí para ti:

¿Que eras un peón de obra y llevas dos años en el paro? Vete a Londres que seguro que hay trabajo. ¿Que eres un Licenciado y sólo encuentras trabajo poniendo copas o en el Telepizza? Vete a Londres, que en dos semanas tienes despacho propio. ¿Que de inglés sólo conoces one, two, three, thank you very much y Yes very well Fandango? No hay problema, hay un montón de gente viviendo en Londres que no tiene ni idea de inglés, y ahí está, trabajando. Eso sí, recuerda protestar si ves a algún extranjero en España haciendo exactamente lo mismo.

Y es que Londres es la tierra prometida, la solución a todos los males, una ciudad cosmopolita, con cientos de cosas por hacer en tu tiempo libre, con miles de trabajos a los que acceder. Por explicar Londres con una sola imagen, diría que es algo como esto:

Viaja a Londres

Vale, Hecter, me has convencido,voy a emigrar a Londres. ¿Cómo lo hago?

Perfecto, no te arrepentirás. Es muy sencillo: lo primero que debes hacer es comprar el billete de avión. Para añadirle un poco de adrenalina  a la aventura, compra un billete de Ryanair hasta Londres. Con un poco de suerte harás un aterrizaje de emergencia, o tendrás que pagar 80 euros extra por tener una maleta de mano que sobrepase las medidas del sentido del humor de la azafata de la sala de embarque. Así te irás acostumbrando a soltar grandes cantidades de dinero de manera inesperada.

Una vez en la capital de Inglaterra, es bueno que te alojes en un hostel, en lo que buscas piso, si no lo has encontrado ya. Aquí te dejo las páginas web de varios en los que no se han avistado aún liendres ni otra fauna incómoda:

Una opción es el Generator, lo he probado un par de veces y es bastante cómodo, incluso puedes socializar en el baño, ya que es común a toda la planta.

En mi última experiencia nos alojamos en uno de la cadena LHA. tienen varios bastante céntricos, y en buenas condiciones. Suelen disponer de una cocina por planta, donde podrás ver a algún otro desalmado que también decidió que emigrar a Londres era una gran idea cociendo pasta a cualquier hora del día o de la noche.

Pero no quiero convertir esto en una guía turística. El siguiente paso es buscar piso. No quieres quedarte un mes entero en un hostel y acabar pagando 600 libras por dormir en una habitación compartida con otras 2 o 3 personas, y un baño compartido con otras 15 o 20.

Aquí comienza lo realmente divertido. No tienes mucha pasta, así que piensas que lo mejor es atrincherarte en el Starbucks con un café de los más baratos (2 libras), tu portátil y poner en marcha un surfeo intensivo por la red. Tírate un par de fotos para Instagram, porque pareces un auténtico hipster, ¡estás viviendo la vida a tope!

Lo más inmediato es buscar algo así como House Renting London en Google. ¡Qué de páginas! Aquí descubres el universo Gumtree. ¿Una página donde encontrar piso, trabajo, comprar cosas baratas de segunda mano, y donde incluso la gente REGALA cosas que ya no quiere? ¡Todo solucionado! Mira, mira, habitación en el centro de Londres, con Jacuzzi y terraza, 200 libras al mes. Vamos a mandar un mail. ¡Otro café, esta tarde lo soluciono todo!

ERROR. Las páginas web anunciando casas extrañamente baratas son timos. Tratan de conseguir un depósito inicial enviado por Western Union, imposible de rastrear, con la promesa de que un familiar te enseñará el piso. Hay que ser un poco tonto para caer en un timo así, pero te quiero poner sobre aviso, no te dejes llevar por el calor del momento. La verdad es que hay decenas de anuncios así por todas las páginas.

¡Vaya mierda! Entonces voy a mirar en inmobiliarias, no me defiendo muy bien en inglés y temo que me puedan engañar.

Eso es una gran idea. Bueno, no, no lo es. Porque para encontrar piso en una inmobiliaria no te sirve con decir que tus papás te dejan el dinero. Ellos necesitan una copia de tu contrato de trabajo en Londres, y un par de mesecitos de nada para la fianza, uno para el landlord y otro para ellos. Unas 500 libras más o menos.

¿Pero cómo voy a tener trabajo si aún no tengo casa?

Ay, no sé, no tengo todas las respuestas. Lo cierto es que deberías estar buscando las dos cosas a la vez. Ya te explicaré lo del trabajo.

Las inmobiliarias están descartadas, y empieza a sobrarte cuello de la camisa de moderno que te compraste en el mercadillo de Camdem, y que te pica un poco por la espalda al ponértela, probablemente porque no le´site que era de segunda mano. Necesitas un plan B, así que te atragantas con el café del Starbucks, al que no debiste echarle tanta canela y azúcar avainillado, porque total, si nunca se lo echas, por qué allí sí, y armándote de valor, decides empezar a llamar a particulares.

Esta es mejor opción. Siempre que sepas algo de inglés. Aunque parezca mentira, la gente en Londres no habla con la claridad y pausa de las listening que escuchabas en el colegio. Una pena, ¿verdad? ni siquiera puedes rebobinarles y volver a escuchar. Es muy probable que pases varios días dando tumbos por todas las zonas de Londres, que son muchas y están muy lejos, y te dejes unas cuantas decenas de libras (a las que ya llamarás “pauns”, porque “se te ha pegado”)y que te des cuenta de que el único piso que puedes permitirte está a tiro de piedra del centro, pero del centro de Brighton.

Esto va a ser más difícil de lo que pensaba

No desesperes, estás en Londres, ¡viviendo la vida! No tienes mucho dinero, así que no puedes permitirte frecuentar mucho los pubs, y menos aún las macrodiscotecas del centro, pero siempre hay cerveza barata en ASDA y Tesco para emborracharte cuando vuelvas al hostel.

¿Pero dónde coño voy a vivir?

Has descartado inmobiliarias, hostels y particulares londinenses. Pero queda una opción, La opción que debiste escoger en primer lugar:

Forolondres

La página web por excelencia de quien quiere vivir en Londres una temporada y no tiene ni idea de qué hacer. Por supuesto, también la visitan avispados “empresarios” que te alquilan casas y habitaciones. En este caso las ofertas son más fiables que en el caso comentado más arriba, básicamente porque ya en la propia oferta ves que el piso al que vas a ir es una absoluta mierda.

Pero barato

Eso sí, barato es. Un piso en el que viven unas diez personas de media, con una sola ducha, y con el salón reconvertido a habitación triple o cuádruple con literas. Vamos, que no sólo estás viviendo a tope en Londres, sino que ahora te vas a mudar a un piso patera ¡Tus colegas no se lo van a creer!

Este es el panorama habitual para encontrar piso. A no ser que ya vayas sobre aviso, algo que no le pasa a mucha gente. Lo cierto es que conozco a más gente que ha ido a Londres, y se ha vuelto porque no ha encontrado nada, o por lo difíciles que te ponen las cosas allí, que a los típicos de Españoles por el Mundo, que en quince días tenían  trabajo y estaban prometidos con la primogénita de un empresario de la City.

Si de verdad piensas irte, te animo a que lo hagas, pero ve pensando que va a ser complicado, que te va a costar más dinero de lo que piensas sobrevivir al principio, y que el trabajo que encuentres es muy posible que no cubra tus expectativas iniciales, ni siquiera si pensabas conseguir algo muy básico.

Pues me has quitado las ganas de ir

¡No, no! Sabes que, si te quedas en España, lo del trabajo mal pagado, no asegurado o inexistente es nuestro destino ineludible. Y en cuanto al piso, pues o bien compartes, o sigues viviendo en casa de tus padres. Por lo menos allí aprendes inglés. Besis.

Guía birrística (III) Guinness.

Esto es una guía cervecística, y como tal, está perfectamente estructurada y organizada(olé). Te he dicho cómo se elabora la cerveza para que puedas tener un tema de conversación con el que abordar a un/una desprevenido consumidor de pintas. Te he explicado los tipos de cerveza básicos que hay, para que le dejes impresionado, y ahora te voy a hablar de mis cervezas favoritas, o menos favoritas, curiosas, exóticas… Cervezas que, por uno u otro motivo, merecen una mención especial en esta guía Campsa de los zumos de cebada.

Tras largos segundos de profunda meditación, he pensado que si hay una cerveza en el mundo que merece posts de homenaje, esa es Guinness. No sólo porque nos une una pasión inquebrantable,

sino también porque se trata probablemente de la cerveza más célebre del mundo.

Guinness es, como deberías ya saber si has seguido la guía, una cerveza negra de tipo stout.  Los ingredientes que incorpora son cebada tostada y cebada malteada, en primer lugar.

La cebada tostada es la que le da el color, y también deja un regusto amargo en la boca, lo que puede llegar a compararse con un gusto a café. También le confiere el color rubí propio de la Guinness. No es negra, lo que pasa es que siempre la bebes por la noche, en locales del pecado y el vicio, por eso parece más oscura, pero mírala al traluz, verás.

También incorpora el lúpulo, potenciador del sabor, en grandes cantidades.

El agua que se utiliza proviene de los manantiales de las montañas de Wicklow( ¿suena bien, verdad?)

y por supuesto incorpora la levadura, para fermentar la cerveza apropiadamente.Guinness tiene mucho cuidado con la levadura, e incluso guarda un poquito en una caja fuerte, por si alguna vez tienen problemas con el suministro principal. No pude hacerle una foto a la caja, no sé dónde la guardan 😦

Si eres muy poco observador, te habrás dado cuenta ahora de que sí, hemos estado en la fábrica. Mejor, porque así, si tú no has ido, te ilustraré el viaje con mis fotos. Así, al tiempo que aprendes sobre la cerveza en cuestión, admiras mi cuerpo moldeado al fuego de las pintas.

Una de las características más significativas de Guinness es su espuma, mucho más cremosa de lo habitual. Eso es debido al nitrógeno que contiene la cerveza, una de las razones po las que es importante servir la Guinness como Dios manda:

Hay que dejarla reposar un rato, como minuto y medio más o menos, para que el nitrógeno se disipe. Ya sabéis, ‘Good things come to those who wait’.

¿ A quién le debemos el placer de degustar esta maravillosa cerveza? Pues a Arthur Guinness. Este visionario alquiló la St. James’s Gate Brewery en 1759, por 45 libras al año, durante 9.000 años. Vamos, que era un hombre con confianza en sus posibilidades. Es gracioso que Guinness pague 45 pounds por el alquiler de su fábrica, ¡yo pago mucho más por mi habitación!

Por último, querría incluir unas cuántas fotos del mirador de la fábrica. Es genial, un bar en el piso superior, panorámico, desde dónde se ve todo Dublín, mientras te tomas la pinta que viene incluida con la entrada. Toda una delicia para los frikis de la cerveza como yo mismo, y un pequeño sufrimiento para los alérgicos (y no quiero mirar a nadie) Si aún no has estado, esto te convencerá :

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Si quieres tomar Guinness en Salamanca, no vas a tener muchos problemas, porque la hay por todas partes, afortunadamente. ¡Cualquier buen pub que se precie debe tenerla! Yo recomiendo La Perla Negra, el O’haras, el Holy Cross y el St. Patrick’s, pero eres libre de probar nuevos sitios. Por ejemplo, en el O’haras te sirven la pinta perfecta, con trébol arriba y todo, y la diferencia de sabor es importante con respecto a otros sitios. Si lo que te apetece es tomar una buena Guinness con una hamburguesa al lado, para sentirte como un inglés, entonces ve al Ocean’s, junto al pasaje de la plaza. ¡Muy recomendable!

 

(Se aceptan sugerencias de lugares donde degustar las diferentes cervezas que describo en el blog. Acompañadas de dirección. Yo mismo iré a probarlas y actualizaré la entrada. Puedes invitarme si así lo deseas.)

El Retorno (II)

Cuando esta mañana he decidio, con la determinación que me caracteriza, volver a escribir en el blog, no me acordaba de mi nombre de usuario y contraseña, de hecho, no me acordaba de cómo se entraba a editar el blog, y me he quedado un rato mirando mis post anteriores y haciendo fuerza mental para abrir mágicamente el dashboard. De casualidad, lo he descubierto, así que manos a la obra.

Para los que no sigáis mi agitada vida través de medios arcaicos, como la comunicación telefónica o interpersonal(¡puaj!) creo que mi primer deber es informar de que me he mudado, de piso, y de muda, aunque esto último apenas es relevante. Ahora vivo en Mile End, un barrio con nombre de novela de Stephen King. Ya no estoy a menos de 15 minutos de  mi trabajo, pero al menos nuestras condiciones son bastante más salubres aquí. El barrio en sí es interesante, al otro lado de la calle está el campus universitario, así que hay bastante ambiente ahora que ha empezado el curso, y además tiene pubs, sustancial diferencia con respecto a nuestra casa de St. John’s Wood. Nuestra casica está detrás de la estación de metro, así que no nos cansamos casi, y rodeada de establecimientos de comida rápida de pretenciosos nombres, como el Perfect Fried Chicken, tan baratos que te da pena pedir porque estás seguro de que están perdiendo dinero contigo. Una vez que escapas de la grasienta atmósfera de la high street, y a medida que te inmiscuyes en el barrio profundo, puedes notar, por el olor, cual es la nacionalidad predominante en tu barrio. No, no es un comentario pro ario, es que a la hora de la cena las calles huelen a curry.

Tras saludar a varios vecinos indios llegas a casa. Lo primero que llama la atención es que Beni ya no es nuestro casero, por lo que parece una casa del siglo XXI, al fin. La cocina está nuevecita(véase reportaje fotográfico) y la habitación que compartimos Ani y yo es muy amplia, con sofá y 2 mesas(toma ya). Las camas son enormes y tienen ruedas(?) así que puedes echar carreras o lanzarte en plancha en modo monopatín gigante cuando se te corta internet, lo cual sucede al menos una vez al día. El resto de la casa es normal, destacaría que tiene parquet, que un español lo agredece mucho. Tenemos 2 compañeros japos peluqueros, que cocinan demasiado bien para no dedicarse a ello, y a Íñigo, un muchacho de San Sebastián muy majo, al que tuve ocasión de picar el otro día, cuando el Madrid ganó a la Real. Por lo tanto somos 6 en lugar de 9 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vuelta a la vida. Brick Lane

Y al fin llegó Internet. Después de unas semanas de incertidumbres, esperas pacientes, y ni una sola actualización bloguera, los señores de TalkTalk decidieron que ya era suficiente, y nos activaron la línea de Internet.

En este tiempo han pasado bastantes cosas; mis problemas económicos se han solventado gracias a mis constantes madrugones, Ani ha reducido su jornada laboral en una inteligente maniobra, Marcos sigue sin cortarse el pelo, y nuestra habitación parece más desordenada cada día. Hemos vivido con 2 japoneses que ya se fueron, 4 españolas que se han buscado otro sitio, 2 italianas que apenas aguantaron una semana, y hoy acaban de llegar otros 2 italianos y un francés, para volver a completar el cupo de 8 personas, a la espera de uno más que llegará mañana. Así que durante unos días vivimos en un piso con una cantidad de gente lógica…

Sé que estaréis preocupados por mi bienestar, muchos de vosotros, así que he decidido crear varios post, y publicarlos poco a poco, resumiendo los acontecimientos más destacados de nuestro periplo. Y todo esto en orden cronológico, si puede ser y me acuerdo de que pasó antes, que levantarte a las 5 de la mañana te deja la memoria de lo más distorsionada.(Hoy me he levantado a una hora récord: ¡12 de la mañana! Inédito en este país.)

Me parece apropiado empezar la crónica por uno de los sitios imprescindibles de Londres: el mercado de Brick Lane. En pocas palabras, paraísode las comidas exóticas. 10 ó 12 continentes representados gastronómicamente  en 4 o 5 calles repletas de tenderetes. De un salto puedes pasar de ver a un chino haciéndote unos noodles en directo(sí, sí, literalmente moldeando fideos) a ver a un turco haciéndote una paella( nostalgia) todo ello, por supuesto, en cartones de takeaway y bastante asequible…

Como podéis ver, el sitio merece bastante la pena… Al final, completamente hambrientos, comimos a unos metros de allí, en un extraño lugar que encontramos por casualidad, en el que Marcos dice que probó los mejores noodles de Londres.Y la suya es una opinión contrastada en asuntos de comida oriental… Para los que tuvieron el placer de probarlas en Notts, ¡encontramos también una tienda con auténticas samosas! No pude resistirme a probarlas 😀

Mudanza.

Pido perdón a todos aquellos torenodependientes, que sé que se cuentan por miles, por la desinformación de los últimos días. Hemos estado bastante liados y no he tenido tiempo para actualizar esto…

Ya no vivo en un piso patera… Ayer por la tarde sin ir más lejos abandonamos, con lágrimas en los ojos, nuestra apreciada casita de Camden, y ahora vivimos en una casa en St. John’s Wood. Es zona 2, casi 1, así que la localización no puede ser mejor. En un edificio enorme de pisos, de  10 plantas creo, aunque afortunadamente vivimos en el primero( no me gustaría estar en el 7º si algún día se estropea el ascensor). Y ya no creo que se pueda llamar piso patera. Tenemos cama para todos, en una habitación triple, lo que era el salón antes, así que es bastante grande, tiene sofases ¡e inluso un balcón!

La decoración es lo más impresionante. No puedo imaginarme cuánto han podido costar esos armarios estilo alacena de posguerra, de color crema y afiligranados agarraderos donde guardamos nuestras cosas, esas cortinas retro con flores grises, o ese precioso radiador eléctrico, que de verdad parece que tiene más de 30 años y que no sería capaz de calentar una caja hecha a su medida. Aunque se lleva la palma un reloj de pared con el retrato de una cabra de enormes cuernos en relieve. No sé como alguien tuvo el corazón de dejar a la cabra en un cajón, pero le hemos hecho un hueco en el único clavo que vimos en la pared, en el pasillo, y desde luego que vendrá a la cabecera de mi cama en cuanto pueda, para rezarle todas las noches. A pesar de su aspecto, la verdad es que los armarios están en buen estado, y además hay bastantes, así que podemos meter todo sin problemas, ¡incluso con una chica en casa!

Voy a trabajar tooodos los días a las 6 de la mañana. Si yo estuviese en un hotel en el que me cobrasen casi 200 libras por noche no se me ocurriría levantarme de la cama antes de las 12 de la mañana, pero allí parece que la gente tiene prisa, y empiezan a desayunar a las 7. Yo tengo que levantarme a diario a las 5, y coger el autobús hasta allí. Mi apariencia física a esas horas es absolutamente lamentable, por supuesto. Espero que no se levante ningún día con viento, porque no llego, me quedo en el suelo, pero poco a poco me voy acostumbrando. Ya os enseñaré la elegancia que atesoro, como diría Carlos, cuando estoy vestido para trabajar.

Como anécdota, si alguno de vosotros se quejó porque el sábado cambiaron la hora y tuvo que dormir una hora menos, que sepa que yo me tuve que levantar a las 4 de la mañana, y a partir de ahí trabajar unas 8 horas y media. A las 7 de la tarde me quedaba dormido por las esquinas, la verdad…

PD: Sigo sin saber qué coño pretenden los ingleses desayunando alubias de lata por las mañanas.

Yo vivo en un piso patera

Ayer, MarCOS utilizó un término que no había oído nunca: el de “piso patera”. Fue mientras hablábamos de nuestro casero, y de las especiales circunstancias de la casa donde vivimos. Para empezar, es curioso el hecho de que estemos durmiendo en una habitación que en teoría es para dos, y que nos turnemos para dormir en el colchón hinchable, pero bueno, es algo circunstancial así que no nos preocupa.

¿Lo mejor? Sentarse tranquilamente en el colchón( detrás de la pared) y apoyar las piernas en la cama de arriba, y la espalda en el nórdico. ¡Canela fina!

Resulta más graciosa la batalla que hay que librar cada vez que vamos a la compra, para ser capaces de colocar cantidades ingentes de comida en los armarios de una cocina ya saturada por otras 6 personas, aparte de nosotros 3.

Como podéis ver, hay una estantería de 4 palos en la que apilamos la comida como buenamente podemos. Aparte de eso, la verdad es que la cocina en sí tiene buena pinta, y además ayer nos arreglaron el horno, que llevaba sin funcionar desde el 2º día de estar aquí…

Como podéis ver el suelo es todo de “parquéz”. Es decir, no de parquet, sino de una pegatina que quiere recordar a él, pegada sobre un suelo pedregoso, probablemente de la época del señor Nelson, el de la columna:

La disposición del frigorífico desafía toda lógica, es digno de ver, aunque no subiré ninguna foto porque me da algo de vergüenza en el fondo. Hay 2 frigos, así que lo más fácil sería dividirlos por baldas, pero los dos tienen el aspecto de que se han llenado tirando las cosas desde el otro lado de la mesa. Así era cuando llegamos, y nos ha sido imposible crear un nuevo orden, al menos de momento.

El salón no he podido fotografiarlo, pero es de lo más cuco. A un lado hay 1 litera, y al otro lado hay una cama individual. Sí, amigos, lo han hecho una habitación. Una casa sin salón es como un jardín sin flores, pero supongo que Miamol tenía que buscarse la vida para intentar sacar algo de margen con nuestro alquiler, así que no nos podemos quejar. Aunque lo sociabilización es mucho menor así… Sólo hay un sofá en el pasillo, pero no nos sentamos. Yo no me sentaré. Tuve una mala experiencia en Notts ya con uno… Si no, preguntadle a los filólogos.

Continúo escribiendo después de una pausa para comer jamón, que Ani tenía envasado al vacío. Después de secarme las lágrimas, os hablo del baño. Bueno, en realidad hay un aseo pequeñín y un baño. Lo bonito es tratar de ducharse por la mañana, luchando con otras 8 personas que tratan de adelantarse. Afortunadamente, no sé si es que algunos trabajan muy pronto, o si las costumbres higiénicas de sus países son distintas, y normalmente encuentras sitio fácil.

Pero claro, estos son los aspectos negativos del piso patera. En realidad estamos muy contentos de vivir aquí. El piso está a 10 metros de la calle central de Camden, con su mercado, sus tiendas… Hay un “sitio de pollo” a 3 metros, que supone un aporte proteínico, y aún más calórico, importante; pubs a menos de 5 minutos. El Boots, superdroguería que además vende medicinas y comida(muchos lo conoceréis) y el Savers, que es otra droguería con precios tan baratos que siempre cogemos el folleto de publicidad en busca de gangas. Ani casi se desmayó cuando encontró unos maquillajes o algo así, que al parecer valían 10 euros menos que en España…  En definitiva, es un sitio bastante genial para vivir.

PD: Os debo un post aparte, con una descripción detallada de lo que supone un “sitio de pollo”. En España es inédito, y aquí los hay a patadas. ¡Riquísmos!

PD2: La habitación de Ani( la que me ha dejado estas fotos) no la he sacado pero es una triple y está genial, ¡vive en las alturas, en una litera!

29 de 30

Se hizo el silencio en el blog, sólo arañado por unos  susurros que especulaban sobre el futuro  del señor Toreno. Era un día importante, eso estaba en la mente de todos. El señor Toreno entra en escena. Por su cara, no es posible intuir nada. Empieza su discurso, con esa afectación y dramatismo que sólo Él sabe darle a las cosas nimias:

“Tras una primera semana en el frondoso Kilburn, conviviendo puerta con puerta con errantes desconocidos, y con El Extraño Filipino,o Ador; un par de angustiosos días en los que la búsqueda de piso se convertía en un imposible; después de vagar por el laberíntico Londres en pos de una casa que después fue estudio, y de un estudio que se volvió habitación…”

“Después de conocer a Miamol, aka Beni(o quizá al revés), de olfatear, escuchar y saborear el arco iris del mercado de Camden, de pasear por sus calles de hippies descalzos y de heavies con botas de astronauta, pero también de ejecutivos con zapatos caros y de señoras con zapatillas de andar por casa que no se extrañan de que el cajero de su banco lleve cresta(explícale eso a nuestras abuelas)…”

“Tras haber vivido un día de decepciones curriculares, en las que todo el mundo nos remitía a la red; tras haber hecho del incorrecto verbo aplicar el pan nuestro de cada día, con banda sonora incluida ( véase application, de U2), y haber visitado todas las ofertas de empleo de gumtree.com sin demasiado éxito… Una de esas inocentes hojitas con mi nombre y experiencias laborales se deslizó (imaginar hoja mecida al viento) hasta las manos del simpático recepcionista (y doble de Hiro Nakamura en sus ratos libres) del Berkshire Hotel. Era el currículum número 1. Quedaban otros 29.

” Hoy conocí al señor Kennedy. Irlandés, futbolero, sonrosado y sonriente. Después de preguntarme por el Madrid, creo que no a mala fe, hablamos un rato sobre mis aspiraciones hoteleras. A los quince minutos de entrevista, distendida para mi tranqulidad, Mr. Kennedy se despidió, lavándose las manos con respecto a mi vida laboral. Bajé a esperar la sentencia…”

La verdad es que la primera vez que hablé con Ashok ya me di cuenta de que era inteligente. Mañana tengo que volver a hacer efectiva la firma del contrato que me ligará al Berkshire durante las próximas temporadas. Así que…

¡TENGO CURRO!