De fiambres para fiambres

Me gustaría analizar el sentimentaloide anuncio de Campofrío. El año pasado, la empresa fiambrera ya nos tocó la patata con su popurrí de cómicos depres, con Santiago Segura a la cabeza haciendo de narrador compungido. Y me gustó. Hablaba de afrontar la vida con optimismo, aunque la situación no fuese buena. Mención a la crisis, sí, pero de refilón. Además, los abrazos conciliadores de viejos amigos que ya no lo eran tanto, como Josema y Millán, o Florentino y Chiquito, transmitía un mensaje conciliador muy acorde con las fechas. En general: anuncio 2011, bien.

Analicemos ahora, si tenéis  a bien, el de 2012. Para mi gusto empieza mal. ¿Fofito? ¿No estaremos yendo a por la lágrima fácil, tras la muerte de Miliki? En serio, ¿a quién habéis despedido para que sea Fofito el protagonista? La cosa empieza oliendo raro, como a fiambre pasado.

Alusión velada a los parados con eso de que “pensamos que no servimos para nada”. Bien, ¿quién no va a identificarse con ello? Barato, pero efectivo. Y comienza lo bueno:

“Hasta 7 premios Nobels”. Entiendo. Supongo que eso es un gran éxito. Sobre todo comparado con los vecinos: 20 de Italia, 54 de Francia, 103 de Alemania, 9 de Sudáfrica o Israel… Es como presumir por el informe PISA porque hay 30 países por debajo de nosotros, sin considerar que hay otros 30 por encima.

“Líderes del mundo en donación de órganos”. Y durante 19 años consecutivos. Ahí sí le has dado, Fofito. Es que no tenemos nada para nosotros, oiga.

¿Idiomas? Pues sí. Tenemos una riqueza lingüística muy importante, y sabemos apreciarla, con frases como: “yo a Cataluña no voy, que me hablan en catalán” o “no sé por qué ponen las señales en vasco, parece que hay que aprender su idioma para venir aquí”. Muy bonito todo. ¿Y el inglés? Pues como siempre, nivel medio.

7 Oscars. Pues sí, últimamente estamos siendo bastante afortunados en esta categoría. Tenemos 4 Oscars a la mejor peli de habla no inglesa, y eso está muy bien. Por supuesto, Francia lo ha ganado 14 veces, e Italia 13, pero vamos, que lo importante es meter la cabeza ¿no?

Deportes. Cómo no. Nuestra piedra filosofal. Nuestra solución a la crisis, al menos desde el punto de vista moral. Campeones en fútbol, en baloncesto, en esgrima en esquí alpino, en Limbo, en Zumba y en Silloning. ¡Eso sí que es para estar orgulloso! Fíjate si somos buenos que nos permitimos el lujo de recortar casi un 40% en todas las federaciones, el genoma ibérico es tan superior que no necesitamos subvencionar a nuestros deportistas.

Hemos exportado el tren de alta velocidad a China”. Espero que se los hayamos vendido de los que nos sobran, porque tras inversiones millonarias, con intereses poco claros, hay bastantes estaciones de AVE con una media de viajeros ridícula, que cuestionan que esas infraestructuras fuesen necesarias. Quizá los chinos las usen más.

Literatura. Generación del 27 y El Quijote. Me alegra que uno de los principales pilares de la cultura española, lo que mejor podríamos vender, con autores reconocidos internacionalmente durante años, incluso siglos, se recoja en una mención de 5 segundos, seguido por un chascarrillo sobre Felix Baumgartner.

Infraestructuras, que aquí tenemos aeropuertos para aburrir”. Pues mira sí, tenemos muchos, vivos y muertos. Los de Albacete, Ciudad Real, Huesca, Castellón, Burgos, León y Lleida son dignos de visita. En coche, por supuesto. En avión es difícil llegar.

Los jóvenes ¡ay, los jóvenes! Exportando talento, dice. Pero volveremos, aventura. Resulta que a una patada en el culo se le llama exportación. ¿Y a dónde van a volver, hija mía? ¿Para qué? ¿Compensa el sol, la playa y la gastronomía el hecho de cobrar la mitad que en un país del norte de Europa? Exportar es otra cosa. Esto es un éxodo.

Somos solidarios contra los desahucios. Pues mira, sí, lo somos. Por eso en las próximas elecciones votaremos en masa al PSOE, que siempre ha estado a favor de la dación en pago. Siempre siempre siempre. Vamos, desde finales del año pasado, siempre.

“Campeona es ella, que con su pensión está manteniendo a sus hijos y a sus nietos”. Campeona, y economista, porque cuando bajen las pensiones este año “porque no queda otra” vas a ver tú que risa. Bueno, ahora que lo pienso, no creo que las bajen. Mariano prometió que no lo haría, y en eso de generar confianza no hay nadie como él. Nadie.

La metáfora final, esa de enviar chorizo a las agencias de calificación, me parece muy acertada. Póngame cuarto y mitad para los políticos, que también les va mucho.

PD: ¿Quién es ese del final? ¿Ya estás llorando un poquito? Pobre.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: